jueves, 24 de abril de 2014

Una mujer de más de 40



Armando Yero La O

Una hermosa mujer con piel de alabastro me confesó sin el menor rubor que tiene 49 años. Me sorprendió que no apelara a las clásicas artimañas femeninas para esconder su edad. De inmediato supe por qué no le importaba en absoluto esconder el inevitable devenir del almanaque: está en plena forma física. Tan plena que parece flotar más que caminar.

Su magnífica distribución corporal me hizo ver cuán agradecidos debemos estar con las mujeres de más de 40 años. Esta muchacha casi cincuentona (y empleo el término muchacha con toda intención), no solo presume de tener un físico envidiable, sino que posee un intelecto preclaro, en alerta constante, con una lucidez y ductilidad sorprendentes. Y me hizo reconocer de una vez, que las mujeres mayores de 40 son un regalo de Dios. Me quedo definitivamente con las mujeres cuarentonas.

Valoro cada día más a las mujeres que tienen más de 40 años, especialmente después del encuentro con mi amiga. Una mujer de más de 40 se conoce lo suficiente como para estar segura de sí misma, de lo que quiere y de con quién lo quiere, como la exuberante cuarentona de este relato. Son muy pocas las mujeres de más de 40 a las que les importa lo que tu pienses de ellas. Una mujer de más de 40 ya tiene cubierta su cuota de relaciones “importantes” y “compromisos” y lo último que quiere en su vida es otro amante posesivo.

Las mujeres de más de 40 son generosas en alabanzas. Ellas saben lo que es no ser apreciadas lo suficiente. A una mujer de más de 40 le queda bien el lápiz de labio rojo brillante. Esto no es cierto en mujeres jóvenes. Las cuarentonas son arqueras infalibles, apuntan a la manzana y le dan en el centro. Te dicen directamente que eres un imbécil si es eso lo que piensan de ti.

Los hombres tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de más de 40 y por múltiples razones. Lamentablemente no es recíproco. Por cada impactante mujer de más de 40, inteligente, bien vestida, sexy, como mi amiga, hay un hombre de más de 40... calvo, gordo, haciéndose el interesante con una mujer de 20.

Un beso a mi amiga de más de 40…

2 comentarios:

  1. Cada etapa tiene su encanto... y ésta... no escapa a ello...siempre orgullosa de vivir a plenitud... y eso es lo que importa... más allá de físicos..vestimentas o lapices labiales... gracias por lo que me toca...

    ResponderEliminar
  2. pues gracias amigo por eso esa defensa a las mujeres de más de 40, seguro q esa amiga tuya se siente feliz, realizada, por eo no le importa la edad, algo semejante me pasa a mí, lo importante es vivir y hacerlo intensamente.Saludos desde el oasisdeisa

    ResponderEliminar